desayuno-energetico

Aprende a preparar un exquisito desayuno energético

Es clásico el problema de quienes desean desayunar la mayor cantidad de proteínas posibles sin engordar y sin acudir a harinas y frituras. Parece muy sorprendente pero la respuesta puede estar en platos muy conocidos como las lentejas, las tortillas, o el arroz, aunque introduciendo algunos cambios que harán, a partir de un alimento rutinario, una receta completamente nueva.

La clave está en una semilla superenergética que es muy conocida en el mundo de los vegetarianos por su importante aporte de proteínas. La quinoa, uno de los aliementos más completos de los que produce el reino vegetal, y ya veremos por qué.

Una supersemilla en toda regla

La quinoa es rica en carbohidratos complejos (los buenos), fibra, proteínas, grasas insaturadas, calcio, potasio, hierro, magnesio, zinc, vitaminas B y E, e incluso ácido fólico. Esta combinación maravillosa hace que cualquier preparación realizada con ella sea una fórmula apropiada para construir masa magra y evitar el consumo de grasas.

desayuno-energetico

No obstante, es importante lavarla bien para evitar ciertos componentes grasos y azucarados que contiene en su superficie y que pueden bloquear la absorción de sus mejores cualidades. Estos elementos están en su cáscara y normalmente se eliminan antes de que entren al mercado, pero vale la pena siempre eliminar cualquier remanente.

La quinoa es versátil y por consiguiente permite su preparación de muchas formas. Una de ellas es remojarla o escaldarla y, una vez blanda, molerla para hacer una masa y preparar tortillas que se aderezan con los ingredientes de la preferencia del comensal. También se puede comer entera como si se tratase de avena perlada, pero una de las preparaciones más interesantes es convertirla en una mezcla similar al la quinoa con el arroz con leche, que tiene todo el aspecto de un goloso postre, pero unas características alimenticias muy distintas.

Dulce pero sin azúcar refinada

En caso de preferir esta última opción, la preparación es idéntica a la de un arroz con leche común y corriente, pero se debe usar leche vegetal. Añadir una ramita de canela. Tras cocinar la mezcla de quinoa y leche durante al menos 20 minutos, tendremos la mezcla lista. Lo mejor es dejarlo reposar o enfriar en la nevera, y servirlo con edulcorante y canela en polvo. Un desayuno de lujo y sumamente energético al que ningún niño se negará.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *